Vancouver, aligerando el viaje

Publicado el día 31 de Mayo del 2015, Por Sandra Lucario

¿Estás pensando en viajar a la Columbia Británica? Estas son sólo algunas actividades que podrías realizar durante tus próximas vacaciones en esta región canadiense.

Aqui va un banner...

Después de Toronto y Montreal, Vancouver es la tercer área metropolitana más grande del oeste canadiense. Es una de las más cálidas y húmedas de Canadá. La ciudad está rodeada de mar por lo que cuenta con puentes, marinas y embarcaderos. Es una metrópoli contrastante, por un lado puedes ver la modernidad del Canada Place (sede del Centro Mundial de Comercio de Vancouver) y del Harbour Centre; y por el otro, la arquitectura de Gastown (el primer establecimiento urbano en Vancouver) y de Chinatown. Durante tu visita no puedes dejar de visitar English Bay, el Stanley Park, el puente colgante Capilano y viajar en el teleférico de Grouse Mountain.

 

El Aeropuerto Internacional de Vancouver se encuentra en Richmond, a 12 km del centro de Vancouver. El vuelo del Aeropuerto Internacional Benito Juárez dura cinco horas. Para conocer la ciudad, basta con tomar el SkyTrain, el tren ligero automático más largo del mundo, con 49.5 Km de recorrido; si quieres explorar la ciudad, lo ideal es que lo hagas en sus líneas de autobuses.  

El resort para esquí más grande de Norteamérica está ubicado a dos horas de Vancouver. Se trata de un pueblo asentado al pie de las montañas Whistler y Blackcomb. Cuenta con 3 mil 307 hectáreas de terreno, 16 valles alpinos, tres glaciares, más de 200 senderos señalizados y 1.60 kilómetros de vertical; además cada año recibe un promedio de 11.9 metros de nieve. Ahí podrás disfrutar de pistas de esquí y snowboard, góndolas, senderos de excursionismo, parque de ciclismo de montaña, campos de golf, bares, restaurantes y centros de compras. Para llegar a la parte más alta debes tomar una góndola, y para pasar de una montaña a otra (4.4 kilómetros) basta con abordar la PEAK 2 PEAK, que te transportará en 11 minutos. Fue sede de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de invierno de 2010. 

¿Te gustan las emociones fuertes (aunque con moderación)? Estás obligado a disfrutar las hermosas postales que ofrece bajar de la montaña vía estas tirolinas. La aventura inicia en una cabañita donde te entregan tu kit de viaje: arnés, casco, lentes y la base con ruedas que te ayudará a descender; posteriormente te llevarán a la parte más alta de la montaña, ahí encontrarás el área de salida y las cuerdas por las que descenderás. Los instructures te indicarán la postura correcta en la que deberás viajar. Finalmente dedícate a disfrutar las impresionantes vistas aéreas del Fitzsimmons Creek.

Clic aquí para más información

Silencio. Este es el elemento más importante del spa Escandinavo, ubicado en el corazón de la naturaleza de Columbia Británica, a unos kilómetros de la villa de Whistler. Se trata de un espacio –rodeado de abetos y cedros y los sonidos propios del bosque–, que se divide en estanques de agua caliente y fría, cuartos de sauna finlandesa y de vapor de eucalipto. El procedimiento es sencillo: te zambulles en su piscina caliente durante 10 o 15 minutos, para aumentar el flujo de sangre y limpiar la piel; después te sumerges durante 20 o 30 segundos en su estanque de agua fría para cerrar los poros de la piel, reducir la inflamación, estimular la circulación, liberar endorfinas, relajar los músculos y fortalecer el sistema inmunológico. Su finalidad es alcanzar la relajación pura. Termina tu experiencia –después de repetir la secuencia durante tres o cuatro veces– con un masaje relajante.

 

Más información aquí.