Ir
The Red Duck: el pato es el rey
Rafael Carballo @rafacarballo

El pato laqueado es un platillo difícil y encontrar un restaurante donde se coma bien puede ser muy complicado

No soy crítico gastronómico ni mucho menos, sólo me gusta comer y disfruto de la comida bien hecha y cuando los bocados me regalan esos momentos de inmenso placer al desprender su sabor en mi boca. Dicho esto, arranco: La comida china me gusta, sin embargo, pocas veces llego a pedir el pato laqueadoEl motivo es sencillo, me he topado muchas veces con sabores que no me gustan cuando como pato. El más recurrente es un toque amargo, que muchas veces se combina con una carne correosa. Esto es algo común porque preparar pato no es cosa fácil y si no se hace correctamente, el resultado puede ser amargo y chicloso.

 

Hace unos días fui a comer a The Red Duck y me sirvieron pato laqueado, haciendo honor, por supuesto, al nombre del sitio. Hay que decir que el precio de este platillo, además, suele ser elevado en todos los lugares donde lo sirven, este restaurante no es la excepción.

 

Como en muchos sitios, el chef salió a partir el pato y preparar las pequeñas crepas de harina de arroz, con verdura y salsa de ciruela. Procedimiento impecable, pero eso no significaba aún nada. Ya con el pato en mi plato, aún tenía ese escepticismo y un poco de temor de terminar la comida con el sabor amargo en mi boca. A la primera mordida, el temor se disipó. La carne era tersa y el contorno crujiente, como debe ser. El sabor, excepcional.

 

En verdad la comida cobró sentido en ese momento. En realidad toda la comida había estado rica, pero el pato superó todas mis expectativas.

 

No, no es el único lugar en el que se puede comer buen pato laqueado en la Ciudad de México, pero sí forma parte de un puñado de restaurantes.

 

Todos los demás platillos que probé, desde la carne de res en salsa de naranja, hasta los camarones, muy buenos, pero el pato es rey. A la hora del postre, el lichi es el protagonista principal. Ya sea en helado o con un martini, uno debe rematar la faena con el blanco sabor de este fruto.

 

Debo confesar que The Red Duck fue una agradable sorpresa de comida china de gran calidad. Sí, los precios son elevados, pero puede valer la pena probar el pato.

 

Paseo de la Reforma 2620 Col. Lomas Altas, 55 2591 8963.

relacionadas SOHO
Comenta esta nota