9 Razones por las que amamos a Salma Hayek

Publicado el día 19 de Mayo del 2015, Por @mxsoho

Su mirada, su sonrisa, sus curvas y su osadía son solo algunos de los motivos por los que la admiramos. Decidimos que sería mejor ilustrarlos.

Aqui va un banner...

Para escalar en la pirámide del éxito hay que hacer concesiones. Una de ellas: salir del anonimato vía las telenovelas mexicanas. Todos recordamos la historia de Teresa, la joven que buscaba desesperadamente salir de la pobreza con ayuda de su belleza e inteligencia.

Desde su participación en Teresa y El callejón de los milagros, Salma supo dar vida a personajes icónicos y ubicarse en el imaginario nacional. Gracias al apoyo del director Jorge Fons, Hayek fue la "Almita" perfecta de la adaptación al cine de la novela homónima de Naguib Mahfuz. Además, los premios que la película obtuvo en el festival de cine de Berlín y en los Goya también la ayudaron a hacerse notar en el mercado internacional.

 

También empezó a "inmiscuirse" en nuestros sueños.

Religiosidad al extremo en Desperado (Robert Rodriguez, 1995).

No cualquiera actúa junto a Robert Rodríguez, George Clooney y Quentin Tarantino. Ella lo hizo personificando a Pandemonium, bailando con una serpiente en los hombros (a pesar del miedo que les tiene) y sacrificando su belleza mientras se transformaba en vampiro.

La sensualidad del acento latino de Salma precedió al de Sofía Vergara en Modern Family.

Aquí en Dogma (Kevin Smith, 1999).

Y en Americano (Mathieu Demy, 2011)

Fue embajadora de Pampers y Unicef en la campaña para erradicar el tétanos maternal y neonatal en países en vía de desarrollo. (TODOS recuerdan cuando amamantó a un bebé en Sierra Leona). Además, el año pasado lanzó el mensaje "Bring Back Our Girls" en Cannes, para exigir la liberación de las 300 colegialas nigerianas secuestradas por el grupo extremista islámico Boko Haram.

Sabe arriesgarse (y salir airosa). No cualquiera podría con la crítica al decidir no sólo producir sino protagonizar a un personaje tan popular como Frida Kahlo. El morbo que la cinta despertaba garantizaba éxito en taquilla.

Es experta en tener todas las miradas encima.

.

.

.