Citas amorosas en la vida adulta

Publicado el día 24 de Marzo del 2015, Por Soho Mexico

La gente está divorciándose, separándose, volviéndose a casar, intentando nuevas relaciones amorosas en sus cuarentas y cincuentas.

Aqui va un banner...
Es un fenómeno medio nuevo que surge de los cambios culturales que reglamentan la vida de pareja.  Ya casi nadie entiende el compromiso como una maldición que dura hasta que la muerte los separe; quienes deciden vivir juntos, saben que el amor puede terminarse; que existe la posibilidad de que el proyecto conjunto de vida no funcione; que lo que hoy es un gran amor, mañana sea fuente de sufrimiento o de frustración.

Como consecuencia del derecho a la separación y al divorcio en la vida adulta, los nuevos solteros enfrentan el reto de volver a tener citas románticas.  Se acabaron los años dorados de la universidad cuando conocer a alguien era mucho más simple. Ya no más antrear cada jueves y viernes con el objetivo de ligar gente para salir. La oficina se ha vuelto, estadísticamente, el lugar más común para encontrar nuevas personas, con todas las complicaciones de involucrarse con alguien que tienes que ver forzosamente, florezca o no la relación. 

Hacerse pareja del compañero de cubículo, del vecino o del médico de la familia, suele ser pésima idea. Si todo sale mal, habrás contaminado el espacio de trabajo, el lugar donde vives o te quedarás sin doctor. 

Los adultos recurren también a las redes sociales para intentar seducir. Algunas investigaciones dicen que es mucho más efectivo conectar con alguien en Twitter, que en servicios que estén destinados específicamente para buscar el amor, como match.com y similares. Los hallazgos apuntan a que la posibilidad de coincidir en intereses, es mucho más alta en las redes sociales que en los buscadores de pareja. 

Personalmente conozco muchos casos felices (suficientemente) de parejas que se conocieron en Twitter y que jamás se habrían cruzado de no haber sido por esta red social, basada en la horizontalidad. 

Hombres y mujeres de 45, 50 o 55 años, siguen (seguimos) cometiendo los mismos errores de la secundaria, así que en un acto de altruismo, comparto  algunas reflexiones sobre el regreso al mundo de las citas:

Dicho todo lo anterior, solo me resta defender la vitalidad psíquica que hay que reconocerle a quien, a pesar de las desilusiones, todavía tiene ganas de volverse a ilusionar, de conocer a otras personas, de ampliar su círculo social, de aventurarse a territorios desconocidos. Con cautela pero sin paranoias infundadas. 

La vida casi siempre nos sorprende y podríamos encontrar una oportunidad de compañía de buena calidad, una posibilidad de enamorarnos como adultos: con ilusión pero sin inocencia. Tal vez el único mantra útil cuando se está de regreso al mundo de la seducción amorosa sea recordar, de cuando en cuando, que ya no tenemos 17 años.

Vale Villa es psicoterapeuta individual, familiar y de pareja
Contacto y citas: valevillag@gmail.com