Ir
Blogger
Las cositas de Shantale
Shantale Carrera Tolksdorff @monikashantale
La esposa con la pijama de encaje
Shantale Carrera @monikashantale

"Que te coja transformada en aquella que se soltaba el pelo y se le enredaba de tanto andar de traviesa debajo de las sábanas".

Llegas a tu casa y lo que más quieres es encontrarte a tu mujer vistiendo 100g de encaje.

Pero en la realidad, llegas y si bien te va la encuentras despierta. Ella ya en chongo y con una pijama que la verdad no amerita ni el título, más bien es como una playera talla XXL, con rótulo de una caminata de 3km (que por haber ido tarde a recoger su kit ya solamente había tallas extra) y unos “pants” sin resorte manchados de pintura a la altura de la pantorrilla.

Ya una vez superada la parte en la que mató toda pasión, al notar la ausencia del encaje, tangas y batita de satín con que fantaseabas camino a casa, te decides a abrir una botella de vino espumoso con la esperanza de que se ponga caliente la cosa (y ella también) para que se despoje de su atuendo para lavar el coche en domingo (cosa que nunca ha hecho, pero ayuda a imaginar la escena) y te haga el amor como cuando eran novios, ¿qué digo te haga el amor? Que te coja transformada en aquella que se soltaba el pelo y se le enredaba de tanto andar de traviesa debajo de las sábanas.

Como sea, ser casado no tiene que ser aburrido, ni austero en cuanto al sexo se refiere. Solamente se requiere de cierta creatividad; cambien de escenario, por ejemplo un día llégale de espaldas mientras cocina, otro día en el sillón de la sala (para darle un uso si no suelen pasar tiempo ahí) o invítate a la regadera cuando la escuches cantar mientras se enjabona. Haz uso de tu intuición y no te des por vencido. Demuéstrale a quienes dicen que la vida sexual del casado es austera que ¡mienten!

relacionadas SOHO
Comenta esta nota