Ir
Blogger
Las cositas de Shantale
Shantale Carrera Tolksdorff @monikashantale
El sexo sin amor es del diablo
Por Shantale Carrera Tolksdorff

Que quede claro: a las mujeres también nos gusta coger, desde muy temprano en la vida lo deseamos.

A las mujeres mexicanas nos enseñan a guardar nuestra flor para el marido. No está bien visto disfrutar, ni vivir nuestra sexualidad como algo natural. Si sientes que te cosquillea el ‘abajito’, piensa en otra cosa o métete a bañar con agua fría, pide a dios que aleje de ti todo deseo de fornicar que pudieras tener. Y esa es la triste historia de muchas generaciones de mujeres.

Por ello, resulta lógico que a la hora de desnudarnos, el juicio y el miedo a las represalias divinas nos bombardean la mente impidiéndonos gozar.

A manera de vocera del gremio, les pido amables lectores, que reflexionen un poco sobre esto y quizá así logren comprendernos cuando les pedimos que nos quieran antes de ir a la cama, que nos prometan futuro y nos bajen los tan codiciados astros. De que les traemos ganas, les traemos. El tema es que nos da remordimiento, por lo menos al principio, pero si hay palabras de amor de por medio, podemos dejarnos ir sin tanta culpa.

Que quede claro: a las mujeres también nos gusta coger, desde muy temprano en la vida lo deseamos; aún desde que no sabíamos cómo se hace o si nos iba a gustar o no. Identificábamos un cosquilleo debajo del calzoncillo y nos rozábamos con los dedos, hacia arriba y hacia abajo, sin mayores pretensiones más allá de descubrirnos, incluso sin resultados orgásmicos.

En el caso de ustedes caballeros, nosotras calculamos que comenzaron a tocarse, a sí mismos y a otras, desde la secundaria. A esa edad, parecía ser más divertido que rico, o por lo menos eso platican algunos, incluso competían para ver quién lo tenía más grande o quién eyaculaba más rápido (esto último resulta de adulto toda una ironía). Nosotras en cambio, nunca competimos, y difícilmente pensaríamos en coger en presencia de nuestras amigas, quizá porque en nuestra mente no cogemos; nosotras hacemos el amor.

relacionadas SOHO
Comenta esta nota