Ir
Blogger
Diario de un jeiter
Rafael Carballo @rafacarballo
Unidad no es sinónimo de vehículo
Rafael Carballo @rafacarballo

Por qué esta manía de aferrarse a un error y repetirlo hasta el cansancio. Y me pregunto cuándo es que ese error deja de serlo para convertirse en una norma.

Unidad no es sinónimo de vehículo

Y entonces, uno escucha al chalán del pesero que le dice a una “damita, súbale a la unidad, todavía hay lugares”. En ese momento, despiertan en mi los deseos más sangrientos y crueles de los que soy capaz (a veces, imagino lo que se sentiría romperle el parietal izquierdo a ese chalán con un bate del cuatro —madera sólida—, por ejemplo).


¿En qué momento el universo semántico fue violado para que cupieran palabras como damita o tergiversado otras de tal forma para que unidad se convirtiera en sinónimo de vehículo?


Hace unos meses, regresando de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, llegué al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México y compré el boleto de un taxi. En la caseta donde me vendieron el boleto me señalaron con un ambiguo dedo índice a dónde tenía que ir para subirme a un coche. Llegué y le pregunté al joven que organizaba los viajes si ahí era el lugar correcto. El chalán me dijo: “Sí, espere aquí de favor, caballero, en un momento llega la unidad”. Instantáneamente, me imaginé levantando el bate del cuatro y estrellando el parietal (en este caso el derecho, porque me había dado la espalda) del chalán de los taxis.


Cómo explicarle a este tipo que no se dice “de favor”, sino por favor; que si fuera un caballero, galoparía con mi caballo hasta casa sin necesidad de esperar un taxi, y que no, la palabra unidad no es sinónimo de automóvil.


Y el problema, al final, es que no hay nada que pueda hacer. No tengo forma de reprogramar a toda esta gente, porque son muchos, muchos: los policías patrullan en unidades; los paramédicos recogen heridos en sus unidades; los servicios funerarios recogen fiambres en unidades; los de Bimbo reparten los productos Tía Rosa en unidades; es más, hasta Carrot, el servicio del gobierno del DF de renta de coches, tiene “unidades” cerca de ti.


En qué momento, un error que se repite exponencialmente deja de ser un error para convertirse en una norma. En qué momento, unidad sí se convertirá en sinónimo de vehículo avalado por la Real Academia. Es decir, en qué momento voy a perder esta batalla.


No lo sé, pero parece inevitable mi derrota. En cualquier caso, sí soy el feliz dueño de un bate del cuatro, madera sólida, que por lo pronto descansa junto a mi cama. Pero en cualquier momento lo saco a la calle y ejecuto mis más sangrientos deseos.

relacionadas SOHO
Comenta esta nota