Ir
Blogger
Diario de un jeiter
Rafael Carballo @rafacarballo
Los domingos sacan lo peor de mí
Rafael Carballo @rafacarballo

El peor día de la semana es el domingo. A diferencia del lunes, el cual uno combate, el domingo sólo resta padecerlo.

Los domingos sacan lo peor de mí

Es una tontería, lo sé. Pero también sé que no soy el único que detesta los domingos. Somos muchos.

No, el que seamos muchos no lo hace menos tonto (si acaso, todo lo contrario), pero es inevitable. Y sé que es un odio infundado; un malestar que yo sólo me genero por una idea arbitraria del tiempo, pero no puedo evitarlo.

Los domingos son la antesala del lunes. Son el recordatorio de la esclavitud que padecemos. Y no me refiero a que seamos esclavos del trabajo —aunque lo seamos—, ni a las deudas —aunque lo seamos—. Me refiero a que somos esclavos del tiempo. Somos a partir y a causa del tiempo. No existimos sino en el tiempo. Y los domingos son el recordatorio inclemente de ese sino.

Pareciera, además, que el universo conspira en la tortura porque todo ocurre lento los domingos (no será casualidad que sea el día que un dios en el que no creo haya decidido que fuera el día en que lo alabaran. No podía ser de otra manera).

Mi cuerpo supura lentamente desde que amanece hasta que anochece, los domingos. Hay ocasiones en que decido salir, dejar que las heridas se aireen en esa triste acción muchas veces denominada como dominguear. Pero el problema, el odio, el sinsentido, queda acendrado.

Pero al final de cuentas el peor momento de cualquier domingo es cuando veo a la gente.  No sé si sea que mi tolerancia ante el mundo queda impedida los domingos o, de verdad, que lo que se ve exige mi desprecio.

Y mucha gente alega que los lunes son peor, pero no. Los lunes uno se para y pelea. Hay una batalla y en la batalla muchas veces se pierde, pero se pelea. Los domingos, en cambio uno tiene que esperar y de esa imposibilidad es que se desprende lo peor de mí. No es que me gusten los lunes, pero lucho contra ellos, mientras que el domingo tengo que sólo padecerlo.

relacionadas SOHO
Comenta esta nota