Ir
Blogger
Deli(b)rios
Julia Santibáñez @Danioska
La página faltante
Julia Santibáñez @Danioska

Porque nunca es suficiente, algunos datos que necesitas para entender el fenómeno de 5o sombras de Grey, que hoy tiene en 'Grey' una nueva entrega (si es que hacía falta).

Aquí, los hechos puntuales:


1. El 18 de junio se publicó en inglés la cuarta parte de la saga 50 sombras de Grey, de la que he hablado gozosamente antes. Da click aquí para leer "10 novelas eróticas que valen la pena y NO se llaman 50 sombras".


2. En esta nueva entrega, la narración la hace Christian, no Anastasia. Cambio de narrador, le llaman quienes saben de sutilezas.


3. En un derroche de ingenio y sobriedad, la nueva novela se titula Grey.


4.
Ayer salió a la venta en España en formato digital e impreso.


5. La edición impresa tuvo un tiro de 500,000 ejemplares para igual número de lectores(as) que se empaparán las ganas con el sublime erotismo que los mezquinos acusan de quedarse con las ídem.


6. En la edición española, los libros salieron con la página 421 en blanco, "por un error informático en la imprenta". Ay, si hasta las rotativas se ponen conspiracionistas.


7. Para evitar suicidios en masa y un Apocalipsis adelantado, ya es posible leer la página de marras en el sitio que ofrece Grijalbo: (Noten nomás la musicalidad de la primera frase: "Por favor, no te cortes si te apetece utilizar mi cepillo de dientes —digo con ironía". Carajo, ESO es literatura).


8. Desde 2012, la trilogía ha vendido 125 millones de ejemplares en el mundo, de los cuales siete millones se han desplazado en España y América Latina. Para que digan los obtusos que no leemos.


9. Se ha traducido a 52 idiomas.


10. Hoy sale a la venta en México (#OhHados, compensen la fuga del Chapo: que la edición mexicana venga sin página en blanco, albur involuntario aparte).


Bonus track: Albricias, la creatividad de E. L. James aún da para rato, quizá incluso para una vigésimoséptima entrega (o sea, 27).


MIS PREGUNTAS EXISTENCIALES
Ante el hecho, mi alma regurgita cuestionamientos sesudos, a los que irresponsablemente doy paso:


¿Por qué E. L. James es ella y no es yo #FaltabaMás?


¿Por qué el destino chingaquedito se ensaña conmigo y no me pone en el camino de un Christian Grey potabilísimo y doblemente riquísimo?


¿Por qué en este mundo tan descreído, tan falto de misticismo, nadie ha propuesto canonizar a E. L. James, a quien debemos la esperanza de la sorpresa, la ilusión de lo por venir?


(Se va tarareando, con ritmo allegro: "Qué bonito que existan las 50 sombras. Si no, la vida sería harto aburrida).

relacionadas SOHO
Comenta esta nota