Ir
Blogger
Deli(b)rios
Julia Santibáñez @Danioska
Cómo reírse de escritores, lectores y editores durante 200 días
Julia Santibáñez @danioska

La clave se encuentra en esta inteligente compilación de humor gráfico sobre el mundo de los libros.

Desde su creación, en 1925, la revista The New Yorker estableció una indiscutible tradición de publicar buen humor gráfico (bueno en el sentido de "eficaz, que hace reír", no en la bostezante acepción moralina).

 

En especial me alegra que uno de sus temas recurrentes sean los libros, los escribidores y también sus cómplices perfectos: los leedores. Y esto no sorprende, dada la vocación literaria de la publicación por cuyas páginas han desfilado autores de primer nivel (Ernest Hemingway, John Updike y Julian Barnes, entre ellos) y han aparecido textos que se han convertido en referente de las letras contemporáneas.



Pues la excelente noticia es que ahora llega a mis manos una compilación de casi 200 cartones librescos titulada Los libros en The New Yorker.

Están divididos en cuatro categorías: Autores, Editores, Lectores, Libreros. O sea, la crema y nata del mundillo literario. Publicado en español por la editorial española Libros del asteroide (qué nombre más musical se fueron a poner) y distribuida en México por los amigos de Sexto Piso, es un deleite de principio a fin.

 

Hay sarcasmo, guiños de complicidad, travesura, humor negro. Además, la traducción (a cargo de Miguel Aguayo) está bien lograda.

 

Ahí está el escritor que le dice a su hijita que ya está acostada: "Ahora cierra los ojos y duérmete o papá te leerá un poco más de su novela". Y el tipo que, tratando de ligar a una mujer que lee en el parque, se adelanta: "¡Qué coincidencia! Estás leyendo el mismo libro que yo pensaba leer". Y también el editor que le dice a un autor sobre manuscrito: "Como novela no funciona, pero nos gustaría publicarlo como calendario de mesa".

Es humor en serio, es decir, ingenioso, divertidísimo, agudo. No sé cómo no había salido antes, pero qué bueno que ya existe.

relacionadas SOHO
Comenta esta nota